Soluciones a corto plazo y problemas a largo plazo.

Existen pensamientos, emociones, sensaciones y memorias las cuales clasificamos como negativos y que no queremos experimentar. Intentamos hacer de todo para que desaparezcan. Intentamos no pensar, cambiar nuestro pensamiento, dejar de sentir, borrar nuestras memorias, evitar ciertos lugares y situaciones, son muchas y variadas las formas en las que intentamos alejarnos de este material interno. 
        
Luoma, Hayes & Walser (2007) definen a estos intentos de evitar, modificar o cambiar la presencia de este material interno como “Evitación Experiencial”.
        
Intrínsecamente no hay nada malo con intentar evitar eso que consideramos negativo o que nos hace daño. El problema aparece cuando esos intentos de evitar, nos provocan más daño a largo plazo y solo se siguen utilizando por sus efectos a corto plazo. 
Un ejemplo claro es la adicción. Muchas adicciones comienzan como intentos de evitar o deshacerse de pensamientos no deseados y de sentimientos como el aburrimiento, la soledad, ansiedad, culpa, enojo o tristeza. A corto plazo el cigarro, el alcohol, apostar o las drogas ayudan a la persona a deshacerse de estos pensamientos y sentimientos de una manera temporal, pero a largo plazo, se producirá mayor dolor y mayor sufrimiento. 
        
La evitación experiencial está asociada a un gran número de problemas psicológicos (Wilson & Soriano, 2012). Un ejemplo claro son los problemas de ansiedad.
        
Supongamos que una persona siente ansiedad en reuniones sociales (experiencia no deseada) y para detener estos sentimientos de ansiedad decide dejar de socializar (evitación de la experiencia). El efecto a corto plazo seria el deshacerse de la ansiedad al no socializar, pero a largo plazo sus amigos le dejan de llamar porque ya no sale, ya nadie le invita a los eventos porque nunca va, ya no ve a sus amigos, la persona se siente solitaria y siente que su vida cada vez es más pequeña. 
        
Aquí lo que nos mantiene haciendo lo mismo una y otra vez, a pesar de los resultados negativos, son los efectos a corto plazo. El deshacerse de la ansiedad temporalmente es algo que desea la persona que sufre de ansiedad, y es esa esta eliminación temporal del malestar la que nos impide ver el efecto a largo plazo.
        
El efecto de esto sería como si lucháramos por salir de unas arenas movedizas, sin darnos cuenta que son nuestros mismos movimientos los que nos están hundiendo. 
        
Existe un tratamiento psicológico específico llamado Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), el cual fue creado con la finalidad de ayudar a las personas que sufren las complicaciones de la evitación experiencial. Si tienes interés en recibir atención psicológica acorde a ACT mi información se encuentra en http://cideps.com/psicologos/sergio/ o puedes llamar al 1-65-24-84 y preguntar por mí. 
        
Si estás leyendo esto quiere decir que terminaste. Muchas gracias por tomarte el tiempo para leer el artículo. Significa mucho para mí.
        
Mis artículos relacionados: 
References 
Luoma, J., Hayes, S., & Walser, R. (2007). Learning ACT An Accpetance & Commitment Therapy Skills-Training Manual for Therapists. Oakland, Ca: New Harbinger Puclications, Inc.
Wilson, K. G., & Soriano, M. C. (2012). Terapia de Aceptacion y Compromiso un tratamiento conductual basado en los valores. Madrid: Ediciones Piramide.
 

Sergio Liera Aguilar

Psicólogo en Centro Integral de Psicología
Licenciado en psicología, UADVer perfil